Está en las palabras

Cómo te poseen


Quizás no he escrito lo suficiente sobre cómo el cuidar de los niños, dentro del propio seno familiar, es la obligación más fundamental y la fuente de todas las demás obligaciones. Esto es, la madre de todas las obligaciones, comenzando con la obligación hacia los padres  que es sólo una proyección de esta en el niño. Pero, de todos modos, todo está en las palabras y, de esta manera, resulta fácil entenderlo.

Por supuesto, la palabra madre es una de esas que utilizan los niños para referirse a cierta mujer cuidadora primaria. Probablemente, este sea el modo en el que, la mayoría de las veces, te refieres a tu propia madre. Pero ¿qué pasa con ella? ¿Ella te llama “niño”, “hijo” o “hija”, o utiliza tu nombre,  un nombre que ella te dio.

“Honra a tus padres” es un falso mandamiento, como falso es cualquier mandamiento. Es la raíz de todo trauma, y de cualquier ideología religiosa o estatista habida y por haber. Alice Miller dejó esto claro a través de sus escritos basados en su propia experiencia. Un buen ataque al problema está en el análisis lógico realizado por Stefan Molyneux en este libro. “Los padres” (“padre”, “madre”…) son tratados como conceptos por este mandamiento. Si honras un concepto al que un determinado individuo resulta pertenecer por accidente (no tuviste elección al ser hijo de estas personas en particular), entonces estarás honrando a una persona determinada de forma arbitraria y no a un concepto universal como el de “padres”.

El problema con este enfoque, sin embargo, es que los conceptos se pueden reducir para adaptarse a  casos particulares y seguir siendo universales en naturaleza. Mi teléfono es un iPhone, que es un concepto que universalmente describe a un conjunto de todos los móviles del mundo que se ajustan a ciertas características. El concepto “mi teléfono” es un conjunto aún más estrecho de teléfonos, consistente en un solo artículo que se adapta a las características de ser mío. Del mismo modo, “mis padres” es un concepto universal muy válido, y este es el motivo por el que el razonamiento de Stefan Molyneux es erróneo (para más ejemplos del mismo error respecto a la comprensión de conceptos, ver este artículo). Cualquier defensor de “honrar a tus padres” puede aducir esto para demostrar que no hay inconsistencia conceptual en ello. Si la proposición “Soy dueño de mi iPhone” es correcta, entonces la proposición “honra a tu iPhone” tiene mucho sentido y es algo que puedo hacer sin correr el riesgo de ser inconsistente – aunque sí un poco loco.

El razonamiento de Stefan sigue siendo bueno, porque muestra lo importante que es entender los conceptos, y porque es cierto que la gente usa la palabra “padres” como un concepto universal que se aplica a todo el mundo y como un concepto local para referirse a unas personas en particular, lo cual es una incoherencia. Pero para estar en lo cierto, tendremos que, sencillamente, admitir que no se pueden extraer obligaciones morales positivas de la realidad. Si puedo decir “honra a tus padres”, entonces puedo también decir “no honres a tus padres”, y estar igualmente “en lo cierto”. Si puedo decir “honra a tu iPhone”, entonces también puedo decir “honra a tu Samsung Galaxy” y pensar que estoy guiando a la gente en una dirección racional…

Pero, por supuesto, nada de esto es racional.

Para que los conceptos sean válidos y racionales tienen que ser extraídos de la realidad, no impuestos a la realidad. El concepto de “padres” proviene de la realidad sólo en la medida en la que eres el resultado de una cierta célula de esperma que se mezcla con un cierto óvulo. En nuestro pasado evolutivo, las mujeres solían tener relaciones sexuales con muchos hombres (como hacen los bonobos) y era difícil decidir de quién eran los niños, por lo que el concepto “padres” habría sido difícil de aplicar entonces. También es difícil de aplicar en nuestros días cuando se trata de si eres una mujer a la que le gusta tener sexo con diferentes hombres. E incluso si eres capaz de detectar de quién es el niño, ¿por qué te iba a importar o le importaría al hombre? ¿Cómo determinar que alguien es moralmente “el adecuado” para el niño y no otra persona cuyo esperma resultó ganar?


Nada de esto es muy racional cuando se habla de moralidad, no de biología.


“Honra a tus padres” es un mandamiento moral. Sólo tiene sentido si pensamos en el concepto de “padres” como en una cuestión moral, que es el equivalente a la atribución de la calidad moral a cualquier cosa biológica de manera aleatoria.

La moral es, por supuesto, sobre el comportamiento no sobre la identidad biológica. Eso es lo que el mandamiento se propone modificar y justificar: Comportamiento. Se utiliza para modificar o afectar el comportamiento del niño y para justificar el comportamiento de los padres, sea el que sea. Podría golpear y torturar a mi hijo y apelar este principio con el fin de ser “justificado” y perdonado, porque soy “el padre”… El que esto sea una propuesta válida y caprichosa significa que sólo puede ser impuesta violentamente a la realidad. A menudo las familias se esfuerzan por permanecer unidas por el bien de esta incoherencia y por la irracionalidad que reside en su esencia – en el significado de las palabras que pronuncian.

Si tengo que vivir de acuerdo al principio de “honrar a tu iPhone”, entonces tengo que quedárme con el teléfono independientemente de cómo haga su función (se “comporte”). Si se bloquea y va lento, o se vuelve impredecible, sería malo para mí enfadarme o desarrollar cualquier tipo de sentimientos que indiquen rechazo hacia ese teléfono y que quiero alejarme de él. Si tenemos una “pelea” porque las cosas no van bien entre nosotros, siempre puede resolverse, pero será con algún tipo de negociación sobre la forma en la cual vamos a seguir juntos. Esto significa que mi posesión del iPhone es como si estuviese escrita en piedra. No puedo renunciar a mi propiedad sobre ese teléfono, incluso si “se va” tras tirarlo a la papelera de reciclaje. Me sentiría muy triste y siempre llevaría a ese precioso y pequeño ser electrónico en mi corazón (!)

¿Tiene esto realmente algún sentido desde la perspectiva de poseer este iPhone? No. Tiene sentido desde la perspectiva de que el iPhone me posee a mí.

Por tanto, lo que hacen los mandamientos morales es establecer la propiedad de personas. “Honra a tus padres” es el equivalente a “eres propiedad de tus padres”.

La mayoría de las veces, la gente se refiere a sus padres como “mamá” o “papá”, porque esto es lo que reside en el fondo de sus mentes y en lo profundo de sus corazones: que están hablando con personas moralmente superiores a ellos mismos por un decreto inventado; que están hablando con sus propietarios.